miércoles, 29 de febrero de 2012

Parque Nacional de Monfragüe

Ante la llegada de esta temprana primavera, que mejor idea que escaparnos a conocer este Parque sin las aglomeraciones de otras épocas.
En primer lugar debemos situarlo, las 17.850 ha. del Parque Nacional de Monfragüe ocupan aproximadamente el centro de un triangulo establecido por Plasencia, Navalmoral de la Mata y Trujillo.
Esta formado por sierras de baja altura y valles de orografía abrupta surcados por los ríos Tiétar y Tajo.
Es sin duda, uno de los bosques mas representativos de la climatología mediterránea en toda Europa. Los principales accesos al Parque salen de estas tres poblaciones.
En cuanto a su historia, hay testimonios como el arte rupestre encontrado que datan de tres mil años antes de Cristo. La presencia continua de personas en el entorno queda clara con los indicios de castros prerromanos en algunos cerros, que dada su espesura fueron llamados por los romanos Monsfragorum ( monte fragoso). Los escritos bélicos recogen acontecimientos en el Parque durante la invasión musulmana. Como dato concreto esta la construcción del Puente del Cardenal sobre el Tajo, que abriria puertas al tránsito y comercio en la zona.
El estado de conservación actual se lo debemos paradójicamente al abandono y pobreza sufridos durante tantos años de contiendas e inestabilidad política, siendo protejido oficialmente a partir de del 4 de abril de 1979 con la declaración de Parque Natural y posteriores reconocimientos tanto nacionales como de la propia UNESCO.
En Villareal de San Carlos existe un Centro de Interpretación y se puede decir que es el centro neurálgico del Parque, ya que desde allí se puede organizar la mayor parte de actividades que queramos realizar.
Para la visita, lo mejor es la primavera, aunque cualquier momento es bueno. Existen rutas y caminos marcados, y no se deben abandonar. Ademas no esta permitido navegar dentro de sus límites.
Estas son algunas de las rutas establecidas:
- Villareal - Castillo Monfragüe: Unas tres horas y media de duración a pie. Salida desde los Villareal por los chozos de los ganaderos trashumantes, la calzada, carretera del Puente del Cardenal, Casa de Camineros, Fuente del Francés y umbría de Las Corchuelas hasta el castillo.
- La Tajadilla: Unas tres horas a pie, ida y vuelta. Desde Villareal, por la dehesa, huertos, Fuente de Alisar, eucaliptal y Fuente de los Tres Caños hasta el Mirador de la Tajadilla.
- Cerro Gimio: Unas dos horas y media a pie. Desde Villareal al arroyo Malvecino, por el Puente Rústico, Puente de Piedra, Cerro Gimio y Era del Manzano, hasta volver a Villareal.

Lo que no te puedes perder:
- Los colores de la época de floración: amarillo de las retamas, rosa de los brezos, blanco de las jaras, etc...
- Los Rodales: claros entre la frondosidad de bosque, donde con suerte podremos ver algun ciervo.
- Mirador dek Peñafalcón: en pocos lugares como esta privilegiada atalaya se pueden observar tal cantidad de aves.
- Observar las aves: zorzales, petirojos, cucos, totovias,etc.. hay que aprovechar los pequeños claros de la dehesa.
- Meandro del Tiétar: imponente ante el poderío de la inexpugnable cuarcita. Las huestes erosivas de rio deciden drenar unos cientos de metros mas abajo.
- El buitre negro dando sombra con sus alas de casi tres metros a su pollo, el canto del abejaruco mientras da cuenta de las abejas, enjambres de buitres leonados a lo lejos...
Esperamos que estos sean motivos suficientes para visitar el Parque, así que como siempre os decimos, lo mejor es que lo comprobéis vosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario